Invierno / Cuentos de Unicornios

Puse tu nombre a un libro lleno de fracasos, recordatorio de nuestra historia, esa que nunca supimos escribir. Hurgando en una herida que nunca llegó a cicatrizar, como una burda manera de hacerme daño o de creer también que mi muro de piedra podría contigo.

Cosas que no tienen contestación, como tantas otras que no vienen a cuento. Para cuentos ya llegan los que nos contaban nuestros abuelos, que siempre terminaban comiendo perdices. Nunca te contaban lo que venía después, eso sí iba a ser jodido de explicar. Pero qué te voy a contar yo a ti, que somos el resultado de las mejores drogas sintéticas, siempre buscando unicornios sin dejar de bailar en la oscuridad.

Me dormí en las entrañas de tus abrazos y encontré un camino de baldosas amarillas con tu nombre. Me hiciste sentir seguro en nuestro pequeño mundo sin luz, cuando ni siquiera tú estabas seguro de lo que estabas haciendo. Pero eso es porque siempre consigues conjugar tiempos verbales y que el futuro parezca muy lejano cuando te tengo bien cerca.

Y aunque fui de tu mano, para no perder el rumbo, fue imposible no caer cada vez que me soltabas. Intenté caminar solo, pero para entonces, la batalla por cambiar quienes éramos nos había derrotado a los dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close