Derecha Desubicada

La oposición en tiempos de crisis se ha retratado sola desde el primer momento. La crisis del COVID-19 deja una derecha desubicada y a la deriva, demostrando que no son capaces de tener una agenda estando en la oposición. Con cero propuestas frente al virus, han protagonizado los momentos más surrealistas de la pandemia.

La derecha española ha vivido en una realidad alternativa durante todo el confinamiento. Atacando con mentiras, bulos y juego sucio a un gobierno que intentaba gestionar una pandemia mundial, cuando apenas llevaba unos meses gobernando.

Entramos en este pandemia, con una ultraderecha que demonizaba la manifestación del pasado 8M, como si el partido verde no hubiese celebrado Vista Alegre, con uno de sus líderes contagiado abrazando y besando a todo el mundo en un recinto cerrado. Ese mismo que más tarde se saltó el confinamiento estando contagiado del virus.

El Programa Todo es Mentira emitía las imágenes de Ortega Smith contagiado de COVID-19, sin medidas de seguridad y saltándose la cuarentena.

Como defensa, desde VOX se han dedicado a atacar a los medios que se han hecho eco de la noticia, llamándoles basura, obviando la parte en que el político está poniendo en riesgo la salud de las demás personas, en un hospital, donde la reportera confirma que se ha quitado y puesto la mascarilla en varias ocasiones.

Recordemos también que todo esto después de que se refieriese al virus como “el virus chino”, que poco después fue contestado por la embajada China alegando que “la libertad de expresión tiene límites”. Desde luego han demostrado que para ellos no y tal vez sean sus “anticuerpos españoles”.

Una derecha con un rumbo fijo: atacar y ridiculizar al rival. Así fue cuando se confirmó el contagio por COVID-19 de Irene Montero o la vicepresidenta Carmen Calvo, donde se refirieron al virus como “Virus Machista”, otra vez vinculando los contagios de la capital con la manifestación feminista del 8M.

Fotos manipuladas, imágenes que el gobierno “ocultaba” pero que fueron emitidas por la televisión pública y hasta pedir un golpe de estado, han sido algunas de las maravillas que nos han regalado desde la derecha en estos dos meses.

En sus ataques a la izquierda, no ha faltado Venezuela, el comunismo y su inesperada defensa hacia el colectivo LGTB, por el maltrato sistemático que ha tenido el colectivo por parte de la izquierda (nombrando al Che para intentar situarnos, aunque sin conseguirlo). Un absurdo de imaginario colectivo dentro de estas mentes prodigiosas.

El PP no ha gestionado la crisis de mejor forma que sus socios de oposición. Con un presidente de Partido que lo único que reclamaba eran corbatas negras, luto nacional y banderas a media asta, han sido sus medidas estrella. Criticar la manifestación del 8M como mal de males, pero acudiendo a actos, saltándose el confinamiento, para alguna foto esporádica o alguna entrevista.

Casado ha demostrado que el PP no tiene una hoja de ruta como oposición, entre promesas de lealtad y ataques al gobierno, con ninguna alternativa a todo lo que estaban criticando. Porque ellos han sabido gestionar muy bien todo tipo de crisis, como demostraron en el pasado con la crisis del ébola o los 4000 pacientes de hepatitis C que el PP dejó morir porque su tratamiento era demasiado caro. Demasiado barato nos sale aquí hablar por hablar.

Si es que un país no se gobierna solo y una comunidad tampoco, que se lo digan a Ayuso. La presidenta de la comunidad de Madrid ha protagonizado los momentos más surrealistas de toda la pandemia. En las últimas horas, se encargar de recordar en redes su pésima gestión de Madrid con momentos surrealistas que parecen no tener fin.

Han sido dos meses de crisis en el que la presidenta fue contagiada a pasar de no haber acudido a la manifestación del 8M (desde el partido popular, todavía no se explican cómo ha podido pasar) y parece que los titulares que ha dado en toda esta crisis, empiezan a pasarle factura.

La Presidenta de la Comunidad de Madrid, la región más libre y casa de todos los españoles (no lo digo yo, lo dice su biografía de Twitter) ha estado tan desubicada como su partida en la gestión de esta crisis. Ella lo ha tenido peor porque su comunidad ha sido, de lejos, la más afectada por la crisis y, su labor a la hora de gestionarla, ha sido un sinfín de despropósitos solo equiparables a la gestión de Trump en Estados Unidos.

Tras admitir que la directora de Sanidad de la Comunidad (que ayer dimitía) no quiso firmar el paso a la fase 1 por el riesgo de contagio y que todavía no disponían de las camas suficientes en UCI para dar el salto, hoy se sabe que la presidenta lo solicitó acceder a la fase 1, por motivos económicos más que por motivos sanitarios.

Según los datos oficiales, más de 6000 ancianos han fallecido en residencias de la comunidad, denominadas como zona 0. Madrid cuenta con el 33% de fallecidos de todo el país. Esta señora se dedicado a hacer oposición del gobierno central en vez de aprender a gestionar su comunidad, intentando así tapar sus propios escándalos y negligencias ocurridas durante estos meses.

Desde el menú de Telepizza para agradar a empresarios amigos, aviones fantasma, el acto de IFEMA o emulando frases del señor Trump como “Todos los días hay atropellos y no por eso prohíbes los coches”. Ayuso acusó al gobierno de bloquear material sanitario, para ocultar su gestión en la comunidad, que en ningún momento se preparó para el virus.

Todo este acoso y derribo, no hubiera sido posible sin la atención de algunos medios de comunicación donde periodistas y presentadores se dedican a ser el escaparate perfecto de las mentiras de estos psicópatas sin rumbo, que pretender colapsar la sanidad del país otra vez, a costa de que los pobres empresarios no pierdan su poder adquisitivo. Porque donde esté el dinero, que se quiten las vidas humanas.

Isabel Ayuso da lecciones a Sanchez, después de afirmar al principio de la pandemia que “no sabía cómo cerrar Madrid”.

Puede que la intención de Ayuso sea ocupar el puesto de bufón del PP, puesto que dejó en muy alto nivel nuestro anterior presidente, ese al que multaron el otro día por saltarse el confinamiento.

¿Nos merecemos estos políticos y esta política de cloacas? Sin defender la gestión del gobierno que ha tenido muchos fallos, desde luego como estado no nos meremos esta oposición. Mientras en el resto de Europa y del mundo, gobiernos de todos los colores se unen para la lucha común, aquí parece que seguimos en esa vieja política que no ha traído nada bueno en los últimos 42 años de democracia.

Actualización de última hora. Ayuso en la portada de El Mundo. Sublime.

No necesita descripción.

Artículo publicado en Galicia Diario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close