Mi Derecho a Comprar tus Derechos

La gestación subrogada (que así es como lo llaman las modernas que les ofende su nombre de pila) es uno de esos temas top en el que es difícil poner de acuerdo a dos personas de misma ideología, como para pensar en consensuar a todo un colectivo. Parece muy fácil encontrar las palabras que justifiquen estar alquilando el cuerpo de una mujer para que geste un producto (no deja de ser un producto) en base a un derecho, de repente adquirido, a ser padre o madre. Como si eso fuese realmente un derecho del ser humano, cuando se asemeja más a una imposición social, una necesidad, un deseo… pero en ningún caso un derecho.

Un derecho individual nunca puede ir en contra de los derechos colectivos, pero parece que cuando hablamos de los derechos de las mujeres, la semilla que el patriarcado y el capitalismo siembra en nosotros antes de que aprendamos siquiera a leer nos hace justificar cualquier tipo de violencia contra ellas; hasta el punto de dar por hecho que son seres vendibles y comprables, otra vez, prostituyendo la palabra libertad a base de un cheque en blanco que las despoja de su dignidad como personas.

En el caso de las madres de alquiler el debate es más intenso. Con el añadido de los bebés de por medio, está encima de la mesa algo más que el cuerpo de la mujer. Al
contrario que con el aborto, aquí los bebés importan un poco menos. No importa que sea mercancía, que se pague con dinero, que se trafique con la paternidad o la maternidad de esa manera. El derecho a su vida importa un poco menos cuando tendría que ser al contrario. Pero otra vez se demuestra el cinismo de la sociedad, en la que importa más la vida de un feto que la de alguien que ha nacido y con el que se trafica, o el que muere en el mar esperando ser rescatado por gobiernos que nunca están a la altura, si no hay intereses económicos o propagandistas que lo avalen.

No ser capaz de percibir la gestación subrogada como una forma más de violencia hacia las mujeres (como son los malos tratos, las violaciones, los asesinatos machistas), no es más que un claro síntoma de que el heteropatriarcado está haciendo bien su trabajo. Siento vergüenza de ver en manifestaciones a favor del alquiler de úteros un buen puñado de hombres gays pidiendo su legislación, con el mismo ímpetu que lo hacían cuando pedían poder casarse. Si este es el nivel de mariconismo , me bajo de la carroza.

Se ponen en la mesa muchas cosas, pero lo que nunca estará es tu derecho a ser padre por filiación genética, por mucho dinero que tengas, aunque estés del lado del opresor. Cada vez somos más lxs que intentamos despojamos de nuestros privilegios, zanjando el debate en que sólo ellas pueden decidir cuando se habla de sus cuerpos. Porque como hombre (a menos que tengas vagina) nunca podrás saber lo que es que se legisle o no, que tu cuerpo y tu dignidad sean vendibles.

Porque si fuésemos nosotros los que pudiéramos tener hijos, este debate nunca se habría siquiera planteado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close