Bailes Prefabricados

Nunca te fuiste, no tuviste el valor para hacerlo, como tampoco supiste estar. Para saber estar, el mío, que todavía estoy aquí viendo cómo te marchas antes de llegar.

Tu sangre se enciende apagando el fuego y la tempestad arrasa con las cenizas que nunca dejaron de arder. Explosivas, como un huracán de ráfagas de viento con todos los recuerdos que un día quise guardar.

Noches en vela, intentando entrar en calor abrazado a un cuerpo que consume todo lo que toca. Y el espacio no importa. Te siento lejos cuando estás cerca, y cuando parece que te has ido, yo no te puedo olvidar.

Triste sensación que congela el espacio que hemos cruzado durante la marcha, lejos de sentir nostalgia por algo que nunca ocurrirá. Marcas los pasos de un baile prefabricado, hábil en cualquier movimiento coreografiado, pero torpe al primer paso improvisado.

Tú sonríes, yo lo intento. Tú te marchas y yo me miento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close