Casi Sin Querer

Después de la resaca que dejaste la primera vez que te quise, me quedé buscando el equilibrio entre quererte sin medida y medir lo que te quiero.

¿Por qué elegir el camino correcto cuando somos adictos a lo que nos destruye? Qué más me da que me rompas por dentro si no va a quedar nada de mí cuando te tengas que marchar.

No nos fue suficiente con enamorarnos de lo bueno y lo conveniente, tuvimos que abrir los sacos de basura emocionales que nos quitan las ganas de seguir queriendo. Me enseñaste que rebuscar entre la mierda no está reñido con aprender a querer, incluso aquello que me daba miedo querer.

Sequé al sol esas heridas que dejaron cicatriz la primera vez, las manchas de tinta que no se borran, el tatuaje que me hice pensando que tú eras la excepción que echaba abajo todas mis reglas.

Y entre el caos de necesitarte casi sin querer y quererte sin necesidad de hacerlo, aprendí que nada es perfecto y no quiero que lo sea, o sí, no importa…

Porque es contigo donde quiero estar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close