Arde el Fuego

A golpe de fuegos artificiales, como cuando te estalla el alma en mil pedazos y de fondo tu canción favorita tocándote por dentro. Cauterizando las heridas que quedaron sangrando. Como nunca nadie lo hizo, rozando con delicadeza esos mil pedazos de uno mismo de los que ya no queda nada. Con los lobos aullando a la noche, una noche llena de insomnio en la distancia y pecados mortales ardiendo en la chimenea.

Me quedé sin excusas después de descubrir que nada es irreversible, que puedes coger las riendas de los destrozos y prenderles fuego mirándolos a los ojos. A veces es mejor hacerlo explotar con tus propias manos, que seguir huyendo de los fantasmas que no te pueden tocar. Ya habrá alguien que te toque de la misma forma que antes, cuando temblaba todo tu cuerpo y las ganas te quemaban por dentro, incontrolables, como el deseo de dejarte la piel en encuentros hacen que tiemblen hasta los labios de placer. Con la respiración entrecortada y el pulso a punto de estallar.

Y seguir caminando a tientas, atravesando las llamas y soplando al aire las cenizas del desastre que ahora corre mar adentro. Sin borrar de los labios la sonrisa que vuelve a visitarte cuando todo vuelve a empezar, arrancando por completo el dolor y la rabia que quedó ya muy lejos y que nunca supimos apagar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close