Viento del Este

Me agarré a la vida como pude, dejando atrás los deseos de redención y mis rutinas preferidas. Olvidando las culpas y portándome mal. Atravesando, sin darme cuenta, las fronteras que alteran la realidad, para sentir por primera vez el viento del este soplando en mi cara.

Contratiempos a golpe de reloj, con dibujos en el calendario de un año que ya quedó atrás, como los restos de cenizas que salieron volando con la última tormenta de arena.

Me había olvidado de ese nudo en el estómago como señal de alerta cuando todo ya no va bien y tengo que «no dejarme llevar». Qué lejos de todo nos ha pillado esta vez.

Baila un poco más, bajo las luces de neón que te sientan tan bien. Y ya que te empeñas en esconder tus ojos bajo esas gafas de sol, no te olvides nunca de dibujar una sonrisa en tu cara, aunque estés apretando fuerte los dientes y te salga una mueca. Sé que al menos me vas a hacer reír.

Ya hemos vuelto a esquivar las fronteras bailando, con un chupito de Jagger en el estómago para terminar durmiendo abrazados toda la noche, pegándote bien fuerte, haciendo que todo lo demás no importe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close