Valiente

Tocado y hundido, me siento un poco tonto porque desde el primer día supe que ibas a doler. Nunca me importó correr el riesgo de arder como la pólvora, aprender a caer mereció la pena y eso también lo sabía.

Cambié el rumbo, fui de norte a sur para perderme contigo en un mundo que me recordaba a ti, sin importarme dejar atrás todo lo que un día me recordó a mí.

Que nos llamen locos por arriesgar todo a una sola mano; lo que hay que ser es valiente. Valientes para romper las reglas, ojalá rompiésemos igual de bien el miedo con el que duermes en tu cama todas las noches. Que donde caben dos no siempre cabemos tres; menos, cuatro. Así que enterré por el camino una parte de mí que siempre había estado conmigo para poder quedarme a dormir contigo otra noche más.

Parece que la primavera se ha traído bajo el brazo los primeros rayos de sol. Después de un invierno tan frío, nos va a venir bien un poco de sol para el alma y los huesos rotos. Hay que aprovechar antes de que el sol escueza las cicatrices que aún no hemos podido curar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close