Relatos La Quinta Estación

VIENTO DEL ESTE

Me agarré a la vida como pude, dejando atrás los deseos de redención y mis rutinas preferidas. Olvidando las culpas y portándome mal.

Ya hemos vuelto a esquivar las fronteras bailando, con un chupito de Jagger en el estómago para terminar durmiendo abrazados toda la noche, pegándote bien fuerte, haciendo que todo lo demás no importe.

SUPERHÉROES

Sin aliento, pero con las ideas claras, habiéndonos quitado el miedo a perdernos… o a encontrarnos, pero esta vez sin máscaras en las que nos podamos esconder.

Es entonces cuando volvemos a ponernos la máscara para luchar como superhéroes contra lo imposible y lo imparable. Con los cuerpos bien lejos y los miedos bien cerca, pero sobre todo con la cara tapada para evitar miradas que puedan confundir contra qué luchamos en realidad.

FRAGMENTOS

Aprendimos por las malas que vivir con miedo no era malo, que es normal temer lo que no se entiende, y tú y yo somos de volar libres.

Hay que caer y llorar para volver a levantarse y secarse las lágrimas para darnos cuenta de que no siempre es suficiente con empezar de nuevo.

PERSONAS EQUIVOCADAS

Aprender de los errores mejor que de los consejos. Saltar al vacío sin mirar si hay agua en la piscina, con los ojos cerrados y el corazón a mil por hora.

Y nos llaman cobardes, cuando debería inventarse una palabra para los que lo damos todo y lo perdemos, sin olvidarnos la sonrisa en la cara… que esa no nos la quita nadie.

SONRISAS CON OLOR A LUCES APAGADAS

Siempre te he necesitado de una forma que todavía no entiendo, tan diferente de lo que tú necesitabas de alguien como yo.

Sé que nunca te has ido, del mismo modo que nunca has estado. Y yo tengo que romperme en pedazos una vez más, aunque duele un poco menos sabiendo que todo estaba roto ya.

EQUIPAJES

Cambié las sábanas un millón de veces y todavía seguían oliendo a tardes de películas, a resacas interminables, a besos de los que agarran fuerte en el corazón.

Olvidar que tú no quieres que te quieran como lo hago yo… y preguntarme qué coño hiciste para engancharte a mí tan adentro si siempre supe que nuestro destino eran direcciones opuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close