Relatos Otoño

OCTUBRE

Aprender a volar exige muchas horas de vuelo, y yo soy de echar a correr sin leer la letra pequeña.

En algún momento, quise jugar a ser infinito, sabiendo que solo era cuestión de tiempo llegar a la última página.

Pero a veces te encuentras libros que aún no has terminado y tienes ganas de volver a leerlos. Octubre, como tú, es uno de esos libros.

INFINITO

Y tú a mí no te me escapas, al menos no esta noche.

Dejando atrás los días en que jugábamos a escapar, haciendo de la distancia el infinito, doliendo más alejarnos que tenernos cerca.

Y la nada se transforma de efímero en eterno y tú otra vez en infinito; como las marcas que fueron dejando en mí tu eterna indecisión.

ENTRE LO REAL Y LO IMPOSIBLE

Nunca quise que algo funcionara tanto como contigo.

Condenados a andar de mil formas diferentes para entender que nunca fuimos un camino de una única dirección.

Inciertos desde el principio, vacíos hasta el final.

FECHAS EN EL CALENDARIO

Hace muchas puestas de sol que debería haberme ido, pero en esta extraña ciudad tú sigues siendo lo único que puedo llamar hogar.

Cómo confiar si siempre me has soltado.

No sé, puede que esta vez sea la definitiva, que vuelvas a aparecer y yo ya me haya ido, que la tormenta que llevo por dentro se haga arcoíris cuando intente sonreír.

LLUVIAS DE ESTRELLAS

Y da igual que se ponga el sol, que intentemos parar la tormenta o que la noche arda en lluvias de estrellas… Siempre haces que me sienta a salvo de todo.

No he querido nunca que te marcharas y no sé dónde se han ido mis ganas de irme; otra vez las malditas corrientes circulares.

A TI TE ESCRIBIRÍA

Y me pierdo yo solo, o contigo. El caso es que me pierdo en sitios muy lejanos de arenas movedizas.

Y me tienes aquí fantaseando con poder hacerlo eterno, hacerte eterno a ti… Ahora que sé que cada vez falta menos para el epílogo que no fui capaz de empezar.

CASI SIN QUERER

Después de la resaca que dejaste la primera vez que te quise, me quedé buscando el equilibrio entre quererte sin medida y medir lo que te quiero.

Y entre el caos de necesitarte casi sin querer y quererte sin necesidad de hacerlo, aprendí que nada es perfecto y no quiero que lo sea, o sí, no importa… Porque es contigo donde quiero estar.

EL BAILE DE LOS MUERTOS

Se oyen a lo lejos los acordes finales de alguna canción bañada en lágrimas y alcohol, con rimas que hablan de excesos y amores trágicos que hacen daño al corazón.

Preguntas que no sabemos contestar, como cuándo se terminará la música o si algún día seremos capaces de olvidarnos de las letras que escribimos juntos.

SON TIEMPOS DIFÍCILES PARA LOS SOÑADORES

Las vidas se cruzan, se separan, se vuelven a juntar y finalmente se alejan.

Tal vez solo éramos un pequeño tramo de un camino que no llegaba a ninguna parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close