La Quinta Estación

El eco de las luces se podía sentir en cada esquina de la ciudad. Ahí cuando caía la tormenta, con sus relámpagos volcánicos, llevándose toda la luz.

Deseaba besarte una última vez antes de irme, pero ya fue demasiado tarde para volver a ningún lugar.

La quinta estación había empezado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close