Amor que no espera

Has dicho adiós a todo lo que has conocido. Te has marchado para no volver, sin moverte del sitio. Y ahora no sientes nada en el corazón, ese que un día latió con impaciencia, a la espera de algo que tardó demasiado en llegar. No sientes las caricias, los abrazos furtivos, ni los besos húmedos que te anestesian por dentro. No sientes lo que deberías de sentir, porque ya se ha hecho tarde.

Pero sientes que decir adiós ha sido la mejor decisión que has tomado. Porque así crees que no sufres, porque crees que es mejor apagar los sentimientos, cuando en realidad lo que sientes dentro es un sufrimiento constante que no se puede apagar. Tan constante como el latido de un corazón, que cada vez late más fuerte de lo que ha latido nunca. Oprimiendo tus venas con todo lo que no has querido sentir, como un colesterol malo que obstruye tus ganas de encontrar lo que se ha perdido.

Y aunque digan que el amor verdadero nunca muere, sabes que no es verdad. Porque el amor verdadero sólo existe dentro de ti y lo has dejado morir. Lo has matado poco a poco. Por tu incredulidad, por tu falta de fe. Por todo el dolor que ha ido creciendo dentro de ti mientras tú no hacías nada para evitar que creciese, sólo pulsar un botón de apagado y encendido, que lleva estropeado el mismo tiempo que tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close