Mariposas en el aire

“Sólo es una mariposa. Una pequeña mariposa más en el jardín.”

Quise tratar de convencerme una y otra vez, mientras la observaba con los ojos clavados en sus increíbles alas abiertas, blancas y negras, inundando de magia verde la basura que se amontonaba en el lugar.

“Has visto miles de mariposas en tu vida, no es algo especial.”

Volví a pensar, todavía admirando su belleza con tanto detenimiento que, en vez de una mariposa, parecía algo de otro mundo.

“Sin embargo, siento que es una mariposa única.”

Dije por fin cuando la mariposa se giró. La miré fijamente, mientras ella parecía clavar su mirada en mí. Volvió a desplegar sus alas mientras yo me tumbaba en la mojada hierba del pequeño bosque, sin importarme lo húmeda que estaba o los restos de plástico que decoraban el paisaje haciendo juego con mil flores de colores.

“¡Qué alas tan bonitas tiene! Nunca había visto nada igual.”

Acerqué mi dedo hasta la flor en la que se encontraba aquel maravilloso ejemplar. Comenzó a revolotear y se posó sobre mi dedo índice rozando sus pequeñas alas y haciéndome cosquillas en la palma de mi mano.

“¿Será tan libre como parece?”

No pude evitar hacerme esa pregunta. Siempre asumimos que todos los seres con alas vuelan en libertad y soñamos con poder hacer algún día lo mismo. Que nos broten en la espalda alas de libertad para echar a volar. Sin embargo, siempre nos acobardamos ante la posibilidad de ser tan libres como ellos.

“Me gustaría ser una mariposa. Pasar el resto de mi vida volando de flor en flor, ¿me haces un hueco?”

Sería increíble. Encontrar a alguien en un espacio tan puro, admirar su belleza, cruzar vuestras miradas, sentir las cosquillas del primer roce, tomarse de las manos sin dejar de mirarse… Sería increíble. Ser dos mariposas libres. Para estar juntos. Hasta que el mundo se acabe, o hasta que acabemos con él. Hasta el final de nuestros días. Sería tan bonito como las alas de una mariposa negra y blanca. Tan bonito como lo que estoy viendo ahora, a pesar de estar viendo una mariposa más.

“Entonces… Si soy capaz de verlo ahora. ¿Seré capaz de encontrar a mi mariposa?”

3 comentarios en “Mariposas en el aire

  1. Qué preciosidad!!
    Me ha parecido una maravilla tu historia, no sé si es real, pero el que se posara en tu dedo índice es bella mariposa es algo especial.
    Un abrazo⚘🦋

    Le gusta a 1 persona

    1. El relaro es pura fantasía pero lo de la mariposa en el dedo me pasó de pequeño… y fue muy guay 😍🦋

      Me gusta

      1. Qué pasada, me encantaría que eso alguna vez me ocurriera a mí también.⚘

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close